domingo, 27 de agosto de 2017

La herramienta del tejón (Meles meles)

Volvemos nuevamente a dedicarle una breve entrada a este precioso mustélido, el tejón, en la que quiero mostrar unos indicios interesantes. 

Al final de las imágenes he subido un vídeo (imagen c), en el se pueden observar una serie de cavidades excavadas por un tejón en el margen de un camino, al pie de un muro de piedra. Sobre estos indicios cabría destacar un par de cosas.

En primer lugar podemos percibir que se tratan de unas escarbaduras de grandes dimensiones. Ya sabemos que el mustélido posee en sus patas delanteras una potentes zarpas que podríamos considerar como su mejor herramienta, ya que tiene diversos usos. Esta eficiente herramienta la usa para cavar y buscar el alimento que se encuentra bajo tierra, como lombrices y otros invertebrados, puestas, micromamíferos... También las usa para excavar y mantener sus madrigueras en óptimas condiciones, las conocidas tejoneras, que pueden llegar a estar formadas por numerosos túneles y departamentos. Podríamos decir pues que las garras del tejón actúan como verdaderas palas excavadoras. (Ver imagen b).

En segundo lugar, en el vídeo se observan diferentes tipos de escabaduras, se intercalan hoyos vacíos, que puede haya realizado para desenterrar el alimento del que hemos hablado, o no, y otros hoyos donde ha depositado sus excrementos, convirtiéndolos en letrinas. El hecho de que este margen del camino esté marcado con excrementos diversos, con la envoltura de marcas olorosas que conlleva, nos puede señalar que nos encontramos en los límites de su territorio.

También conviene prestar atención a la temporalidad de las diferentes escarbaduras. Se observan algunas más envejecidas en las que el paso de los días las ha rellenado de hojas y la tierra removida está seca, y cavidades más recientes y limpias donde se percibe el reciente movimiento de tierra incluso de hace unas pocas horas. Esto nos podría sugerir que este tejón es un visitante asiduo de este camino y suele acudir periódicamente a este punto concreto. Cobra peso entonces la teoría de que estos serían los límites de su territorio. Aunque quedaría la incógnita también de que pudiera haber escarbaduras de otro tejón vecino...

Y seguramente nos podrán contar mil cosas más, pero para ello habría que convertirse, o hablar el lenguaje del tejón...




a) Tejón fototrampeado en Alcornocales (Cádiz).


 b) Potentes zarpas de una pata delantera de tejón encontrado muerto en Alcornocales (Cádiz).


c) Vídeo donde se muestran diversos hoyos excavados por un tejón. Dehesa de Badajoz.

lunes, 14 de agosto de 2017

Meloncillos (Herpestes ichneumon)

Continúo subiendo momentos interesantes de nuestra fauna. En este caso esta familia de meloncillos que se captaron con unas bonitas poses mediante fototrampeo. Aunque en esta imagen solamente se aprecie a uno de los cachorros, ya creciditos por cierto, falta su hermano que aunque no sale en el encuadre sí aparece en otras imágenes algo más retrasado.





viernes, 11 de agosto de 2017

Huellas y excrementos de corzo morisco

Volviendo al corzo andaluz, publico nuevamente unas preciosas huellas que se marcaron de forma impecable y un grupo de excrementos que nos dejó este pequeño duende.

Ya he hablado en más de una ocasión de los excrementos de corzo y su aspecto, pero como pequeño recordatorio decir que suelen ser de color negro, alargados y estrechos. Siempre me recordaron a la acebuchina, fruto del acebuche, la cual puede incluso a confundir a simple vista en aquellas zonas donde este está presente, ya que suelen tener el mismo tamaño y forma. Bajo estas líneas este cúmulo de excrementos que pude encontrar en el interior del alcornocal.


A continuación las impecables huellas donde se aprecia claramente las impresión de las pezuñas secundarias, o guardas como también se denominan. En este caso el corzo dio un salto dirigiéndose hacia fuera del carril. El salto es uno de los movimientos en los que, si el terreno acompaña, el pequeño ungulado suele dejar estas marcas, debido al impulso y la mayor presión que ejerce en ese momento sobre el suelo.


Y como pequeño recordatorio también, decir que el corzo es un ungulado (mamífero con casco o pezuña). En función de la forma de apoyar las manos y pies, se pueden diferenciar en mamíferos tres grupos; mamíferos plantígrados, aquellos que apoyan toda la planta (metápodos y falanges),digitígrados, aquellos que en la locomoción apoyan solo los dedos (falanges), y ungulígrados, aquellos que se apoyan sobre las últimas falanges, sería el caso del corzo. Esta forma de apoyar manos y pies es una adaptación de cada animal al medio y estilo de vida.


Gracias por vuestra visita.

lunes, 7 de agosto de 2017

Pequeña gineta

A veces caen cosas bonitas...


viernes, 21 de julio de 2017

Lo nunca captado...

No, no se trata de bichos esta vez..., pero no podía dejar de poner este dato nunca captado por estos lares, y es que los 51ºC no son para menos (vean parámetros). Esperemos que fuese algo puntual o que quizás la cámara se volvió loca, pero me temo que no...


jueves, 6 de julio de 2017

El celo del corzo andaluz

No puedo dejar pasar el mes de julio sin hablar nuevamente de nuestro pequeño corzo. Nos encontramos en pleno celo del corzo andaluz, llamado comúnmente como la "ladra del corzo". En la bibliografía suele aparecer que el celo del pequeño cérvido comienza a mediados de julio, pero este dato puede que sea referido a la población más norteña de la península, ya que en las poblaciones del sur parece sucede algo más temprana y a finales de junio ya se pueden ver disputando sus territorios o emparejados. Hago como recordatorio nuevamente, que la población de corzos que se distribuye en el sur de Andalucía, concretamente en las sierras de Cádiz y Málaga, es una población diferenciada, ya que posee rasgos y comportamientos diferentes al de los corzos del centro y norte. A esta variedad que se encuentra en el sur se le denomina corzo morisco o corzo andaluz, y debido al aislamiento por su situación geográfica y la climatología adquirió unas características diferentes, como su tamaño algo más pequeño, ausencia de babero y una conducta más territorial, lo que se traduce a densidades más bajas.

A finales de junio hemos tenido la suerte de tener un encuentro con estos duendecillos y poder hacer una pequeña grabación de los sonidos que emitían, algo diferentes a los que suelo escuchar. Se trataba de una pareja. Mientras el macho se alejaba, la hembra quedaba inmóvil entre el matorral con su mirada fija hacia donde nos encontrábamos. En el vídeo que muestro aunque los corzos no se ven, si se aprecian dos sonidos, principalmente el de la hembra. Este sonido de alarma que emite la hembra es algo diferente al típico ladrido, y creo que puede ser lo que los cazadores llaman "grito de miedo". Según dicen lo emiten las hembras en situaciones de amenaza y también parecer ser para incitar a los machos al combate. De todas formas tendré que investigar más sobre ello, ya que me pareció un simple sonido de alarma con el que la hembra daba el aviso. En la última secuencia podremos escuchar un ladrido normal del corzo macho (no confundir con los ladridos de un perro que se escucha en la lejanía en la segunda secuencia).

Por último comentar que el celo del corzo es algo diferente al de ciervo. Los corzos machos no forman harenes ni reúnen a un grupo de hembras, y normalmente se enfrentan a otro macho cuando este es un intruso en su territorio y en el que seguramente ya cubre a una hembra. También destacar la peculiar gestación una vez que la hembra de corzo es fecundada, ya que presenta "diapausa embrionaria". Este desarrollo embrionario sufre un proceso de paralización a los pocos días de su comienzo, para no volverá a continuar con el desarrollo hasta los cinco meses siguientes. La finalidad principal es que los nacimientos de los corcinos se den en las épocas más fructíferas y menos duras del año.

Dejo a continuación el vídeo que he comentado: